11 diciembre 2006

MILLEFOGLIE DI BACCALÀ E PATATE


MILHOJAS DE PATATAS Y BACALAO
Con esta receta quiero contestar a una pregunta que me hizo Daniele hace unos días, pregunta que hace peligrar desde hace años nuestros respectivos matrimonios mixtos. Sin que sirva de precedente, creo que Pilar ( y Alberto) tienen razón, el bacalao no es merluzzo, es otro pescado.
Dicho esto, paso al contrataque obligando al bacalao español a pasar por una receta véneta elaborada a mi manera, la del bacalao mantecado.
Y zanjamos aquí la cuestión.
****************
Para 4 personas:
600 gr de bacalao fresco
aove
200 gr de leche
2 rebanadas de pan viejo, no demasiado duras
1 hoja de laurel
ajo
pimienta blanca
500 gr de patatas para hervir
Limpiar muy bien el bacalao, quitando todas las espinas.
Ponerlo a cocer 20 minutos en la leche, con un poco de ajo picado y una hoja de laurel. Escurrirlo bien y meterlo en el mixer con las rebanadas de pan y un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añadir un poco de pimienta blanca y triturar hasta obtener una crema lisa. Reservar.
Pelar las patatas y cortarlas en lonchas finísimas. Cocerlas en agua salada hirviendo 10 minutos. Escurrirlas y secarlas .
Untar con un poco de aceite il fondo de una pirófila. Colocar una capa de patatas, una de crema de bacalao y así hasta terminar los ingredientes. La última capa será de patatas.
Hornear a 200º hasta que las patatas estén doradas. Servir templado.

2 comentarios:

enric dijo...

Sin ningún ánimo de entrometerme entre matrimonios :)), y menos por un tema que sólo conozco, por decirlo de alguna manera, “de oídas” como es el tema del bacalao, me permito comentar que el auténtico bacalao, el que se consume básicamente en salazón, sólo vive en aguas frías y profundas, por lo que su captura se da en aguas de Islandia, Noruega, Dinamarca, Escocia y Terranova.

Existe, no obstante, el error de denominar como "bacalao fresco" a lo que en realidad es el "abadejo", un pez de la misma familia del bacalao pero que vive en aguas más meridionales y que no sólo no admite la salazón para su conservación sino que, además, debe consumirse muy fresco.

He visto en una ficha que el nombre común con el que se conoce al "abadejo" en italiano es “merluzzio giallo”, por lo que pienso que quizás de ahí proviene la confusión que tiene Daniele.

Saludos.

cannella dijo...

Enric,
gracias como siempre por tus documentadísimos comentarios. Un abrazo.