15 abril 2010

IL PANE NELLA COCOTTE DI GHISA

Texto y foto pertenecen al blog http://zuccheriera.blogspot.com


Traduzione in italiano delle ricette qui

El pan en la cazuela de hierro fundido

Hay unos cuantos asuntos sobre los que, por anhelo metafísico, siento desde hace tiempo la exigencia de comprobar si se trata de mitos consolidados o de simples leyendas urbanas. A saber:

a) la marca del fondo de maquillaje de Silvio
b) el punto G
c) el factor TH
d) lo que dice la corteza del pan cuando se enfría

Sobre los puntos a),b),y c) todavía no he investigado lo suficiente como para poder aportar pruebas conclusivas (del maquillaje de Silvio sólo sé con seguridad que tiene un alto porcentaje de silicona para cuarto de baño), así que compartiré con vosotros los resultados inequívocos de mis pesquisas sobre la corteza del pan.

Pozí, este pan, al enfriarse, habla. Lo afirmo sin lugar a duda.
Para saber qué dice y ver todas las recetas relacionadas con este extraordinario descubrimiento, pinchad AQUÍ, donde descubriréis el significado profundo del adjetivo francés croustillant, una de las palabras más bonitas del mundo.

Para Monique la Mer con todo el cariño y agradecidísima.

Feliz y crujiente fin de semana,
Cannella

4 comentarios:

Monique LaMer dijo...

Oh, muchas gracias a tí por la dedicatoria! Este fín de semana voy a hacer tu panacotta, si no quemo la cocina en el intento!
Gracias por todas esas cosas que tú sabes y por alegrar cada día con tus posts.
Un beso

fargopatt dijo...

aaaaaaaaaaaale!! y yo venía encantada que ya no estaba la pannacotta a la vista.. y em encuentro este pan!!! jooooooooo
voy a ver qué dice la corteza, pero me voy babeando que lo sepas...
mil besos wapa

jose manuel dijo...

Que aspecto tan rico tiene el pan. Excelente tu receta. Un saludo

Akane dijo...

Desde luego que son cuatro misterios dignos de investigar... aunque a Silvio más que maquillaje me lo imagino con moldes de su cara intercambiables según el día y la ocasión...
En lo de que la corteza del pan habla al enfriarse, totalmente cierto; sólo hay que saber escucharla :)

Ay, qué ricos todos tus panes, no sabría cuál elegir! Algún día tendré una buena cocotte y seguiré tus recetas.

Un abrazo