22 diciembre 2010

Calendario de Adviento 2010:
KRANZ DI ASIAGO

Texto y fotos pertenecen al blog http://zuccheriera.blogspot.com

Traduzione in italiano della ricetta QUI

Resio estaba enamorado hasta los huesos de Eleonora, una rubia de escándalo.
Pero, no se sabe cómo, sentía pasión por las morenas, aunque no todas: tenían que ser empleadas de tiendas de alimentación o cajeras de supermercado.

Eleonora, que no sabía lo que significaba hacer una lista de la compra y nunca había pisado un supermercado en su vida, enviaba a Resio a comprar comida tropecientas veces al día: "Resio, que se ha acabado el azúcar. Resio, que ya no hay arroz. Resio, que falta la sal gorda". Y Resio cogía la bici y, raudo y feliz, les hacía una visita más a las cajeras morenas de toda la ciudad, por turno y según el tipo de pedido (normalmente Eleonora exigía una cosa de cada sitio).

De entre todas las cajeras y dependientas con las que Resio trabó amistad a lo largo de tantos años de repetidas compras, la señora Luisa, morena de ojos verdes, merece mención aparte. Amabilísima y guapísima empleada de una panadería y pastelería de Asiago, de la que no cito el nombre por motivos de privacidad, la señora Luisa era también una vendedora formidable: Resio no resistía a su pan, sus minipizzas de hojaldre, sus panecillos con pasas, sus margaritas de masa quebrada pero, sobre todo, su kranz. Eleonora solía decir, al degustarlo: "Puro burro!", es decir que contenía una burrada de mantequilla de la buena. Y Resio, al día siguiente, iba a por más.

Estos eran mis abuelos (mi abuela todavía es), abajo retratados en Sanremo en 1954.

En navidades, de vacaciones en las montañas, comíamos toneladas de kranz y ahora no sé muy bien si era porque estaban buenos los kranz o porque estaba buena la Luisa. Inesperadamente, hace unas semanas esta receta de Luca Montersino me ha devuelto ese sabor perdido y el recuerdo del abuelo cargado de bolsas saliendo de la panadería. Que a la Luisa le compraba la producción completa.

Gracias a Noema por invitarme un año más a este hermosísimo acontecimiento.
Y a vosotros, queridos lectores, felices fiestas de corazón.
La receta, paso a paso (algo elaborada, lo reconozco, pero ¡merece la pena!) está AQUÍ

Buon Natale,

Cannella

P.S.:Esta es una entrada programada, publicada de forma automatizada. Siento no poder contestar a las eventuales preguntas o comentarios. Siento las molestias.

6 comentarios:

Núria dijo...

Muy bonita la entrada....y los kranz tienen una pinta divina.
BON NADAL!!!

BESOS

Noema dijo...

Qué historia tan bonita! Muchas gracias

CRIS dijo...

Feliz Navidad y escribes de maravilla,la historia está muy bien.
Un saludo

Capricornio dijo...

Una perfecta receta que complementa una gran y linda historia.
Un aporte muy especial en el Calendario de Noema y una forma distinta de compartirnos en Navidad la amistad y pasión gastronómica. Saludos.

aandara dijo...

Que historia tan bonita, me encanta que estes en el calendario los krantz riquisimos
un beso y feliz navidad
Amalia

Ernestina tina777 dijo...

Una historia preciosa, esta siendo un calendario sensacional.
He querido pasarme por aquí para desearte que el resto de Fiestas Navideñas las pases con Paz y Armonía y que en el Año Nuevo nos sigamos visitando.