29 agosto 2011

PACCHERI, CECI, ORATA

Texto y foto pertenecen al blog La Zuccheriera


La traduzione in italiano della ricetta QUI

Paccheri, garbanzos, dorada

A estas alturas del verano no me queda ya ninguna duda de que muchos animales aman mi casa, y no me refiero a los vecinos.

Primero fueron las hormigas.
Ayer llegó el ratón. De campo, simpático pero más voraz que un cuñado hambriento.
Esta mañana en fin una cigüeña despendolada, siguiendo seguramente el dedo de Mourinho, encontró el camino para cagarle la camiseta del Real Madrid al consorte, tendida con todo el cuidado en la terraza, rigurosamente a la sombra para preservar su blancura. Los italianos, se sabe, somos supersticiosos y esta última es una clara señal. Señal de que el Madrid está despendolado al menos tanto cuanto la cigüeña incontinente.


Cierro el chiringo una temporadita, que ya es hora. Os dejo dos cositas: mi mirada enamorada de la Vieja Castilla, AQUÍ y una invitación a defender como sea vuestra Constitución del sinsentido de las imposiciones los mercados (me sale la vena roja y revolucionaria incluso hablando de garbanzos, ya no tengo remedio).


Un fuerte abrazo y hasta la vuelta...octubre o por ahí.
Cannella
P.D.: Los comentarios se quedarán cerrados en vacaciones porque me es imposible atenderlos; siento las molestias.


**************************
La pasta con garbanzos es uno de los grandes clásicos de la cocina italiana y meditarránea, un plato tan noble y tan sencillamente rico que no tiene comparación.
Utilizad una pasta de sémola de trigo duro como dios manda, una Gragnano. La encontraréis en el Corte Inglés (que no me paga por decirlo, pero sé que a Bienve, del Club del Gourmet de Salamanca, le hace ilusión que lo ponga).


Para dos personas:


150 gramos de paccheri u otra pasta de gran tamaño
200 gramos de filetes de dorada
140 gramos de garbanzos, hervidos
ajo
romero
caldo vegetal
sal y pimienta
aceite de oliva virgen extra


Apartar un par de cucharadas de garbanzos enteros; los demás, triturarlos hasta obtener un puré. Poner la crema del garbanzos al fuego con un poco de sal, una ramita de romero y un poco de caldo vegetal. Dejar que espese hasta obtener la consistencia que veis en la foto.
En un poco de aceite de oliva virgen extra, saltear los filetes de dorada cortados en daditos, con un machado de un diente de ajo pequeño y un poco de romero. Salpimentar y reservar.
Cocer la pasta al dente, pasarla por la crema de garbanzos, añadir los garbanzos enteros y los dados de dorada. Servir con un hilo de aceite de oliva virgen extra.