12 agosto 2012

La barchiglia

Texto y fotos pertenecen al blog La Zuccheriera


Desordenada, caótica, dispersiva.
Lo que nunca he sido.
Todo es urgente y todo lo quiero todo y enseguida. Así que horneo una tarta que deseo con fuerza desde que empiezo a desmigajar harina y mantequilla. Y, mientras, escribo en cuatro sitios a la vez, a mano, con teclas y en dos ordenadores, y envuelvo cosas en papel de burbujas y me lavo el pelo y hablo por teléfono y rallo el parmesano. Y al final del día algo de todo lo que he intentado hacer hasta tiene sentido. A veces.

Saco la tarta del horno, la glaseo atropelladamente, cuento los minutos para cortarla, son la siete de la tarde y en mi panza italiana es la hora de cenar. El tiempo de podar dos camelias.

Ahondo el dedo en el chocolate, está en su punto, rabiosamente corto y como un cacho y otro.
Y, con la misma urgencia, comparto con vosotros.

Besos de domingo endemoniado,
Mo'


PS1: El diario se llama "Ma che freddo fa". Y sí, tengo una boca más grande que el acueducto de Segovia. No puede ser de otra manera, soy extralarge.

PS2: Nunca habría que escribir el PS de nada, porque es allí donde la cagas.

La barchiglia es un tipo de crostata con almendra, típica de Apulia.

Para la masa flora:
200 gramos de harina tamizada
80 gramos de mantequilla
una pizca de sal
vainilla
100 gramos de azúcar
1 huevo

Para el relleno:
3 huevos, claras batidas a punto de nieve, yemas batidas con el azúcar
150 gramo de azúcar
150 gramos de harina de almendra
1/2 cucharadita de canela en polvo

Añadir las claras batidas en último lugar a la crema

Para el glaseado:
150 gramos de azúcar fundido en 4 cucharadas de agua, a fuego lento. Añadir 50 gramos de chocolate negro.

Cocer a 170º, en la parte baja del horno, hasta que el interior cuaje.
Glasear cuando la tarta esté fría.

7 comentarios:

Ana_Partimecook dijo...

Cómo decirte que te robaba esa tarta según te dieses la vuelta ;) Ánimo con los domingos endemoniados, que son muchos. A mí nunca me han gustado...

Llevo leyendo tus entradas de despedida identificados como tal con mucha tristeza, sobretodo desde que vi aquel trozo de pizza de single.

Mónica, espero que todo vaya estupendamente a tu vuelta de Italia. Aunque nunca nos vimos en persona, siento que tras tantos años leyéndote te conozco un poquito. Siento que tu estancia en España se haya acabado y que el final quizás fuese distinto al que esperabas. Pero también espero sinceramente que no nos dejes de contar cómo te va todo y lo que se cuece en tu próxima cocina. Nos dejarías muy solitos a muchos y muchas de nosotros...

Ánimo con el papel de burbujas y las dichosas cajas de cartón... Me está encantando ver qué te llevas contigo.

¡¡Un beso!!

Monica Bedana dijo...

Ana,
sí nos conocemos un poco después de tantos años, a pesar de no habernos encontrado nunca (de momento!).Los gustos, la cotidianidad, las pequeñas grandes manías...eso es precioso.
Tengo ganas de enseñar otra cocina.
La de aquí la he querido mucho, era muy cómoda, pero no me è podido conformar con la comodidad (muchos lo hacen y no los envidio...más incómoda, con más cicatrices...pero prefiero Vivir). En el último año he aprendido que ser feliz es una obligación y además no necesita mucha cosa.
Un abrazo enorme, gracias, nos tuiteamos ;-)))

saber vivir dijo...

Una pinta deliciosa,un postre buenísimo.

SofyLeon dijo...

Tiene una pinta buenísima Monica!
Ya te he dicho muchas veces que me encanta tu blog y tus recetas pero lo que más me gusta es la forma que tienes de contarlas. Te deseo mucha suerte con tu nueva vida!
Un besazo muy grande.

Paula Enredadera dijo...

No sabía que estabas de despedida, y aunque estas cosas siempre huelen un poquito a melancolía, y a cosas que dejamos atrás, la vida son etapas, y espero que la que empieza valga la pena!

Ojalá que el cambio de país, el reto laboral y todos tus proyectos salgan adelante, aunque las cosas no sean ¿nunca? un camino de rosas.
Mientras, yo me quedo aquí, deseando que un día nos quieras enseñar tu nueva cocina ;)

Y me llevo esta tarta, que tiene los típicos ingredientes que nunca fallan en un bizcocho (claras montadas y almendra molida!), y ese helado de calabaza y amaretti, al que llego ya tarde (mi heladera no viaja conmigo, está en casa de mis padres).

Un beso muy fuerte!!

Helicópteros rc eléctricos dijo...

Que sencilla esta receta, pero que pinta tan deliciosa.
Un saludo

restaurantes italianos ibiza dijo...

Me preparo una receta muy similar en mi restaurante italiano en Ibiza. ^.^