11 mayo 2011

I TORTELLONI ALL'ORIGANO
con la bufala e i San Marzano

Texto y fotos pertenecen al blog http://zuccheriera.blogspot.com  
La traduzione in italiano della ricetta cliccando QUI

Tortelloni rellenos de orégano fresco, con salsa de tomates San Marzano y mozzarella de búfala de Campania
Luzco un bronceado milrayas de lo más chic.
El mérito es de la bici. Un día hace calor, así que subes un cacho manga por aquí y te quitas otro cacho allá. Al día siguiente, un frío que pela y te tapas otra vez como una momia. Un día te pones los mitones de conducir por las carreteras sin asfalto, otro día el pantalón largo molesta y lo subes hasta la rodilla (solo del lado de la cadena). Total, ahora parezco la abeja Maya.
Resulta que tengo que ir a un sitio cálido y tendré que quitarme ropa (no, no me ha invitado Silvio a Arcore ;-DDD), así que estoy trabajando con autobronceador sobre las zonas pálidas: pintura de miniatura. Estoy ocupadísima.

Besos,
Cannella
El otro día empecé a podar y acabé con la selva. La trepadora de Mildred Roper no es comestible (aunque me darían ganas de hacérsela comer por lo molesta que es), pero mi orégano está en su mejor época, así que sirvió de relleno para la pasta fresca.
Aprovechando las jornadas dedicadas al sur de Italia en el "Club del Gourmet" del Corte Inglés (voy y siembro el pánico...qué paciencia conmigo la del amabilísimo Bienvenido), una sencillisima salsa con los tomates más buenos del mundo, para mi gusto: los napolitanos de San Marzano y la mozzarella de búfala de Campania.

Para la masa, para unos 30 tortelloni:200 gramos de harina común
40 gramos de harina panadera recia* o de sémola de trigo duro
3 huevos pequeños

Amasar cuidadosamente después de haber hecho un volcán con la harina tamizada, haber roto los tres huevos en el centro del volcán y haberlos batido con un tenedor hasta hacerles perder tensión. Cuando estén blandos, se amasan con la harina, recogiéndola poco a poco de los lados del volcán.
La masa debe reposar, tapada con un cuenco, por los menos 40 minutos, antes de ser estirada en tiras finas de la que hay que cortar los redondeles con los que hacer los tortelloni.
Si la masa tiene la consistencia adecuada, los recortes que sobren se vuelven a amasar y de ellos se cortan unas fettuccine.

Para el relleno:un buen puñado de hojas de orégano fresco
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo
1 huevo pequeño
parmesano rallado
50 gramos de pan del día anterior, tostado

En una sartén pongo a dorar el orégano con media cucharada de aceite y un diente de ajo. Luego quito el ajo y pongo el orégano, bien crujiente, en el robot de cocina, para triturarlo con el pan, una pizca de sal, pimienta, el huevo y parmesano rallado. Hay que obtener un relleno sólido, que no esté mojado y con el que se puedan hacer bolitas.

Para la salsa:media mozzarella de búfala
1 lata de tomates enteros San Marzano, con su jugo
cebolla cortada muy muy fina, al gusto
azúcar moreno de caña
pimienta
sal
aceite de oliva virgen extra

Dejo dorar la cebolla en unas cucharadas de aceite hasta que esté completamente transparente y se le haya ido todo el gas. Para que no se queme, añadir eventualmente unas cucharadas del jugo del tomate.
Añadir los tomates, troceados, sal, pimienta, y una cucharadita de azúcar moreno de caña. Dejar espesar a fuego medio/bajo unos 45 minutos.

Escurro la búfala del suero y la pongo dentro de un colador, sobre un cuenco, en el frigorífico, para que se compacte.

Para confeccionar los tortelloni, poner una cucharadita de masa en el centro de cada redondel de masa, doblarlo por la mitad obteniendo una media luna, cerrarlo haciendo que se toquen los dos extremos de la media luna. Para terminar, doblar hacia fuera el borde superior de la pasta.

Los tortelloni se pueden congelar. Cuecen en 7-8 minutos en agua salada hirviendo y se recogen delicadamente con una espumadera, para pasarlos a la sartén con la salsa. Se saltean y, para terminar, se añade la mozzarella de búfala cortada en daditos, mezclada con la salsa y la pasta hasta que se funda.

5 comentarios:

Paloma dijo...

Qué pasta más rica nos traes hoy. Yo he hecho pasta dos veces,una la amasé a mano, pero no conseguí dejarla fina. Y la segunda con máquina, pero no sé qué me dio más guerra. Con el autobronceador ten cuidado, yo las veces que lo he utilizado sí que parecía la abeja maya, llena de churretes por todos los lados. Besos.

victor muchogusto dijo...

hola cannella!

hace poco me dio por hacer raviolis y no conseguí hacer la masa fina y se me llenaban de aire con lo cual luego al cocerlos en agua no veas que papilla armé en la olla

enhorabuena como siempre por tu receta

que envidiaaaa!!

Akane dijo...

Tortelloni, me encanta la palabra, es muy sonora, y ya te avisa de que vas a comer bien.

Mi padre se ha hecho muy aficionado a la bici y luce un bronceado parecido, no es mala idea la de rellenar los huecos pálidos con autobronceador, jajaja.

¿Jornadas del sur de italia en el club del gourmet? ¿Y yo sin enterarme? Mañana le pondré solución.

Riquísimo, como siempre!

Ajonjoli dijo...

oooooooooh..... canny, eres la reina.
Qué maravilla, por dios, ¡qué maravilla!

evacrem dijo...

Qué idea más buena para sacar partido de la superproducción de orégano :-)
Hoy ya había planeado hacer una pasta alla puttanesca, pero sin duda los próximos serán estos tortelloni. Mil gracias!