24 octubre 2011

LA LASAGNA DI PORCINI E PATATE,
con taleggio

Texto y foto pertenecen al blog "La Zuccheriera"

La traduzione in italiano della ricetta, QUI

Lasaña de boletus y patatas, con queso taleggio 


Otoño ... que si llega o no llega ... qué incertidumbres vitales nos plantea la situación ... saco ya la bata sexy de cuadros escoceses y cuello de terciopelo o no ... me pongo el pijama de franela con pelotillas de la posguerra o no ... y, mientras tanto, miro con codicia el mini-calentador del cuarto de baño, el que se enciende en situaciones de frío extremo y sexual (o sea, cuando hace un frío que jode) y solo de mirarlo me achicharro. El acto (de encenderlo) este año se pospone indefinidamente. Qué relación atormentada tenemos, él y yo.


Dónde están los tiempos en los que en mi vida había una señal clarísima de que por fin era otoño: cuando mi abuelo se ponía por las tardes a rascar con cariño infinito las costras del parmesano y luego las colocaba sobre la estufa para que se reblandecieran. En casa parecía que había estallado una guerra bacteriológica y había que ponerse máscaras anti-gas para sobrevivir, pero por diossss, qué buenas estaban y qué bien rascadas, con cuánta arte.
Y siempre eran sinónimo de que en la lumbre había algo que necesitaba mucho queso. Lasaña o minestra di fagioli.

Os deseo un muy feliz comienzo de semana,

Cannella

PS: Ayer envié la newsletter del otoño. Si alguien todavía no está suscrito a ella y quiere que le reenvíe la edición de ayer, sólo tiene que pedírmelo por correo electrónico.

PS2: Todas las novedades de la resistencia italiana, AQUÍ

Ingredientes para 6 personas


Para la masa de la lasaña:
3 huevos
harina común

En otras recetas, en el archivo general, podréis ver otras dosis y métodos para preparar la pasta fresca. Hoy voy a explicar cómo lo hace mi madre cuando tiene prisa, que es más sencillo para los principiantes, creo.
Se rompen los huevos en un bol grande y se baten muy bien con un tenedor hasta que pierdan por completo la resistencia viscosa. Se va añadiendo harina hasta que los huevos no puedan absorber más, siempre moviendo con un tenedor y luego con una espátula. Se vuelca la masa sobre una superficie enharinada y se amasa como si se tratara de pan, empujando con las muñecas hacia fuera, sin cargar el peso desde arriba.
Suelo trabajar la masa lo justo, para que se quede más rústica. 
Se tapa la bola de masa con un cuenco y se deja reposar mínimo media hora.
Se corta la masa en cuatro partes iguales, se bajan un poco con las manos formando rectángulos. Se pasan por la máquina, por el primer número de grosor. Se dobla la tira que sale en tres partes, como si fuera una carta, y se vuelve a pasar por el primer grosor. A partir de allí, se van pasando las tiras hasta el grosor que se desee, enharinándolas ligeramente si tienden a pegarse.
Se deja secar la pasta solo el tiempo que se necesite para preparar la béchamel. Con eso es suficiente.

Otros ingredientes:

Un litro y medio de béchamel (la receta de mi béchamel favorita en una próxima entrada; la béchamel tiene que ser enriquecida con parmesano rallado, unos 100 gramos)
300 gramos de boletus limpio (los míos eran secos; si no encontráis boletus, cualquier seta al gusto)
300 gramos de patatas
2 dientes de ajo
romero fresco
tomillo fresco
unos 250 ml de caldo y leche, mezclados en partes iguales y calientes
sal y pimienta
aceite de oliva virgen extra
unos 200 gramos de queso taleggio. A falta del taleggio, que es cremoso y bastante suave, os aconsejo un queso ahumado rallado con el microplane de agujeros gordos. En Mercadona venden uno de Navarra que para estos menesteres a mí me gusta, no es ni fuerte ni soso.

Limpiar el boletus y cortarlo en láminas.
Poner las patatas al vapor unos 20 minutos.
En 3 cucharadas de aceite, dorar los ajos enteros; añadir el boletus y dejar que pierda volumen. Añadir el romero (generoso), cortado fino con las tijeras y el tomillo (si no es fresco, con una pizca es suficiente. Añadir las patatas, también cortadas en láminas finas, y bañar con la leche y el caldo. Bajar el fuego y dejar cocer lentamente, hasta que se forme una crema. Quitar los ajos y montar la lasaña.

Colocar en el fondo de una pirófila o fuente refractaria (que es lo mismo), una capa de béchamel; luego una capa de tiras de lasaña (que no hay que cocer previamente); unos cuantos boletus con patatas, unos copos de taleggio o unas tiras de queso ahumado. 
Repetir hasta acabar con béchamel y queso. 
Hornear a 200º unos 30 minutos.

Dejar reposar 20 minutos fuera del horno, antes de servir. No hace falta que os jure por Snoopy que la lasaña demasiado caliente empanzona un montón.

La receta está libremente reinterpretada de la revista Sale&Pepe de octubre.


10 comentarios:

Ana_Partimecook dijo...

Qué lasaña más buena, por favor. Qué pena que me tendré que contener, pasta + patata es una combinación que trato de evitar aunque me encante :(

Qué recuerdos más entrañables los de abuelas, cosas que seguro no pensabas que guardarías con tanto cariño con los años.

¡Un beso!

Lolah dijo...

Qué palabra tan bonita "empanzona", nunca la había oído y qué simpático que me la enseñe una italiana de pura cepa...bueno, en mi casa se come la lasaña recién salida del horno y mi hijo es capaz de comerse dos platos cuando aún está incandescente sin "empanzonarse"
tu lasaña tiene pinta de estar muy rica!
un besico.

Akane dijo...

Yo echo de menos el olor a boniato asado que se prepara mi abuelo cuando llega el otoño a Murcia, que suele ser casi ya en Navidad!

Apuesto que ese pijama de franela te sienta genial, ya quisieran las Mujeres Desesperadas :P
Qué buena lasaña... maldita intolerancia a la lactosa que me impide disfrutar de tantos quesos italianos!

Un abrazo

MaryLou dijo...

Qué rica lasaña!!! yo he hecho pasta fresca, pero nunca lasaña. La probaré con tu receta.
Aquí todavía no hace frío, bueno, un poquito por la noche pero nada más y yo tengo unas ganas locas de poner la calefacción!
Besicos

marco dijo...

un buon lambrusco salamino per abbinamento

zer0gluten dijo...

Qué me gustan tus recetas!.
El otro día me acordé de tí porque descubrí en Tarifa, un pueblo de la costa, una tienda de productos italianos que era una maravilla.
El caso es que compré precisamente taleggio, pero para hacer en una receta de polenta. Si puedo mañana me pongo a ella.
Un beso grande.

mur26 dijo...

Hola Cannella!! Decirte que sigo tu blog, desde que lo descubrí hace unos años, a veces con más asiduidad que otras, pero siempre procuro darme una vuelta asiduamente y darle a mi cocina unas pinceladas a la italiana ;) además, da gusto leerte, sobretodo por tu forma de escribir, en la que se huele siempre latente ese esmero y respeto por la cocina y por los navegantes que en ella nos entretenemos, y también y sobretodo por ese cariño y amor con el que escribes tus vivencias y nostalgias, siempre referidas hacia tu bonita Italia y que, confieso son otra razón de peso para haberme convertido en una asidua a tu blog..gracias Cannella, un beso desde Murcia.

Qalamana dijo...

Curiosamente, mio fidanzato mi ha appena portato un pezzo di taleggio bergamasco: questa ricetta è perfetta ;)

Bacione!

graziella dijo...

Ecco!!! Rovinato anche il nuovo pc, ho leccato lo schermo!!!
La foto è meravigliosamente golosa!!!

Roser dijo...

Esta entrada me ha venido genial para que me salga una lasaña riquísima. Sigo aprendiendo a hacer la pasta en casa.
Besos